MAMÁ

En el silencio de la madrugada escuché un llanto; era mi madre, triste como casi todos los días, pidiéndole a Dios clemencia por aquellas personas que al abismo la mandaron y rogando perdón por sus pecados.

En su oración; ella manifestaba querer olvidar el dolor que en su corazón guardaba y poder sanar las heridas que aquel hombre le causó.


Creía que sólo yo tenía problemas, pero escuchándola me di cuenta que las personas más sonrientes son las que más dolor cargan en sus cuerpos y en sus venas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s