MEZCAL

Señor cantinero, escuche;
la vida que yo he vivido, no le ha tocado vivir a usted;
recorro bares en el frío porque afligido estoy,
entre la insurgencia y malas caras; tengo que sonreír,
puesto que, “los jueces de la vida” me han condenado
y me han roto a pedazos para verme morir.
 
No culpo a nadie de mi desdicha,
tampoco de mi mal,
pero si haberme enamorado de él
es mi sentencia,
me beberé todo el mezcal.
 
Llegarán tiempos de oscuridad en mi vida,
mi testamento está escrito con tinta sangre
sobre mi corazón,
solo les pido;
carpe diem
y crean en el amor.
 






Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s