ELLA

El cielo azul se confunde en tus ojos oceánicos,
el sol irradia poco a lado de tu sonrisa,
mi llanto se vuelve una cálida brisa
cuando tus dedos suaves como pétalos
rozan mi piel y limpian mis heridas.
 
A tu lado veo mi medianidad,
soy vulnerable,
me siento como un niño perdido,
ámame y sálvame;
no me dejes caer.
 
Tú y yo,
mis labios y los tuyos,
tu cuerpo y el mío;
apocalipsis de amor
que destruye los lados
oscuros y desolados
de este cuerpo sin calor.