LA PERRA SOLEDAD

No aguanto el sonido ensordecedor del silencio, parece aumentar con el transcurrir de las horas y yo aquí, esperando a alguien que no llegará.

Uno.. dos.. tres…

Estoy solo y he perdido la cuenta de las copas de tequila que he bebido y el reloj parece no detenerse, su tik tak me enloquece, es como un par de campanas atadas a mis timpanos.

Una… dos… tres…

Lágrimas, gritos, sollozos acompañan a este ser decadente e inestable mentalmente, por la ventana hay un cielo llorando a cántaros y los enamorados están entrelazados haciendo el amor en sus aposentos, mientras tanto sigo sin ser descubierto por el aquel sentimiento.

Me hundo en mis penas, me ahogo en mi llanto, me asfixio en esta perra soledad y nadie puede ver que estoy desapareciendo en esta horrible tempestad.