ESTO NO ES QUERER

Te observo de perfil, tus lágrimas caen como una cascada… mojando el salón.

Sollozas como una niña… triste y resentida, pero sabes que lo amas y perdonarás cada herida, cada infidelidad, cada rosa regalada para remplazar sus mentiras.

Y ahí vas otra vez, sin miedo a caer, convencida de su cambio y de sus besos de papel.

¿Qué pasó?

¿No lo digas? Ya lo sé

Te lastimó, estás llorando una vez más, inundando cada esquina, cada habitación, gritando y destruyendo sus fotos que guardas bajo llave en el cajón.

Con ultraviolencia, sus puños dejan marcas en tu rostro y cuerpo, pero tu corazón dice quererlo y cada vez que te lastima; tú vuelves a él como un perro arrepentido a su dueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s