CAMINAR SIN RUMBO

Hoy estoy débil, cansado de deambular por un desierto en busca de fuerzas que me hagan vivir en medio de este mártir.

No encuentro motivos  para seguir caminando en medio de esta soledad.

Lo que dolía ayer; hoy duele más.

No quiero estar solo por siempre, la vida se me está escapando como agua entre los dedos y hallarle el significado es como encontrar una aguja en un pajar.

Tal vez, me deba acostumbrar al silencio y a la oscuridad; o quizás me deba marchar sin decir adiós.